Maridaje de Vinos

Se dicen muchas cosas con respecto a lo que es el maridaje de vinos, incluso entre los conocedores  ” me incluyo entre ellos”

Existe cierto recelo con la palabra maridaje, ya que la misma nos evoca mucho a matrimonio por lo que terminamos prefiriendo más ciertos términos como “armonía” o “acorde”.

Qué es el maridaje en sí

Podemos explicarlo de una manera muy fácil y decir que es un arte en el que combinas los alimentos con un vino en específico.

Pero los sabores de las comidas así como las notas del vino se realcen para que tu experiencia en la mesa sea algo único y fuera de este mundo.

maridaje de vinos tintos

Hace poco en mi visita a un viñedo el enólogo que nos estaba explicando los procesos y las características de su vino.

Nos dijo que siempre teníamos que confiar en nuestros instintos y gustos con respecto a los vinos y respetar siempre ciertas reglas.

Ahora bien, las reglas son básicas, y se han tratado infinidades de veces en lo que respecta a vinos y comidas, carnes blancas con vinos blancos o rosados, carnes rojas con vinos tintos, para dulces vinos dulces, y así sucesivamente.

Ha de entenderse que esto es sólo lo básico y que tenemos que considerar que la preparación de las comidas también juega un papel importante a la hora de combinar ambas cosas.

También puedes decantarte por leer las etiquetas de los vinos de Rioja, que ahora te indican, en su mayoría, con qué comidas puede estar óptimo el mismo.

Ampliando lo dicho en el párrafo anterior podemos colocarlo de la siguiente manera:

Vinos blancos

  • Si tenemos aperitivos o platos entrantes suaves dentro de nuestras comidas, un blanco joven es nuestra mejor elección
  • Nuestros pescados blancos, mariscos, quesos frescos, ensaladas suaves y algunos tipos de mousses, nos quedan mejor con un blanco un poco más madurado.
  • Finalmente, con los quesos curados, verduras cocidas, pescados ahumados, carnes blancas a la plancha y algunos arroces (risottos, entre otros tipo), los blancos ya con una fermentación de barrica es lo que puedes elegir.

Vinos Rosados y cavas

  • Nuestras verduras a la parrilla, pastas con acompañantes de sabores suaves, quesos suaves, tortillas sencillas, y casi cualquier tipo de comida pseudo vegetariana, así como una buena mezcla de frutas, los rosados son los ideales
  • Ahora bien, los vinos Cava, siempre tienen la particularidad de poder adaptarse bien a todo tipo de comidas, así que dependiendo del cava que tengamos a mano, este puede sernos un acompañante excelente para un menú grande que tenga concordancia (algo que veremos más adelante)

Vino Tinto

  • Tablas de charcutería, algunas preparaciones de setas, quesos semi-curados, pescados azules, algunas carnes blancas (dependiendo del tipo de condimentos), carnes rojas asadas como cordero, pescados en general en salsa nos van bien con un Tinto Joven.
  • Carnes a la brasa, asados, carnes rojas en guisos algo fuertes, quesos curados e inclusive tablas de charcutería, nos vienen ideales con un Tinto de Crianza.
  • Cuando hablamos de platos de caza como conejos, buey, venado y guisos sutiles pero elaborados, los tintos de Reserva y Gran Reserva son ideales, inclusive un chocolate con un porcentaje importante de cacao queda totalmente divino.

Cuando hablé de concordancia en el menú que va a ser servido, pues es justamente eso, no vas a hacer un menú en el que tu primer plato sean unos mariscos.

Luego vas a ir con un plato de caza por ejemplo y terminar con algo excesivamente dulce o amargo. A todo esto le tienes que sumar los beneficios para la salud del vino tinto.

combinación de comida y vino

También debemos cuidar el balance del plato con respecto a su sazón y tipos de especies usadas.

Es decir, para una carne con un tipo de sazón pesada, no puedes colocarle un tinto de Reserva o Gran reserva, porque entonces ni las notas del vino o el sabor del plato va a ser bien apreciada para los comensales.

También debemos estar pendientes del grado de alcohol que tenga cada tipo de vino, y el sazón de nuestra comida, puedo citar el clásico de comidas picantes.

Con un porcentaje de alcohol algo alta, mientras que todos sabemos que con las comidas picantes tendemos a sudar un poco y con un vino de porcentaje alto de alcohol también nos hace calentar la sangre.

Esta es una combinación imposible ya que nos hace sentir incómodos, en lugar de eso un vino seco sería la opción más ideal ya que este nos refresca.

Otra recomendación general es que podemos compensar comida y vino, es decir, mientras más especiado el plato, elije un vino menos fuerte.

Así como para una comida suave, una proteína más sencilla y guarniciones del plato hacia lo poco elaborado, un vino que tenga buen cuerpo y que tenga notas complejas se realza perfectamente.

Finalmente y para que nuestra experiencia comida vino sea aún más placentera, tenemos que considerar las temperaturas de los vinos.

Abro un pequeño paréntesis decirte que tienes como lectura obligada de la Cata del Moli Dels para poder hacer la combinación perfecta para tu paladar.

Siendo los blancos jóvenes, rosados y blancos dulces una temperatura ideal de entre 6 y 8 grados, mientras que los blancos que tengan barrica su temperatura ideal es de 10 a 12 grados.

Ahora bien los tintos, siempre se sirven a temperaturas entre 12 a 18 grados, teniendo que los tintos jóvenes van hacia los 12 grados pero no más de 14.

Los que tienen cuerpo o de crianza hacia los 14 grados pero no más de 16 y los Reserva y Gran Reserva de entre 16 y 18 gr.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *